sábado, 28 de diciembre de 2013

Abba



En clases de religión (en las únicas que me iba bien) recuerdo que en una ocasión David me explicó que Jesús le decía a Dios, Abba: una forma cariñosa de llamar al papá. Los niños de los noventa en alguna cafetería, por medio de alguna tía o gracias a las reminiscencias de otros, logramos llegar a escuchar este grupo. A pesar de su anacronismo, lo graciosa que pueda sonar hoy, justo cuando pensaba que nada podía salir peor en mi vida llegó esta canción (Chiquitita) a mis oídos. Es inevitable pensar que su letra es lo que cualquiera querría oír de su padre...

Es entonces cuando me pregunto si esto es una coincidencia.

Albores y Mesquitas

Ninguna amenaza hay más grande para la vida que la intuición de paz: saltan los poetas, escapan los novelistas, naufragan los pintores y se disuelven los santos en las noches azules y cósmicas. Es la constante paradoja de los latidos cardíacos en consonancia con los suspiros.

Más allá del mar, dice el pescador, se oculta un sol violeta e infinito desde donde se puede reposar la mirada; soñar mil albores divinos. Los amantes democráticamente se funden en un beso donde el único peligro es un resplandor tenue desde el cual olvidar es un verbo que no existe en la piel.

Yaces con la mirada petrificada, entre los constantes golpes de las olas. Te asomas a imperios de nubes y concluyes que Bogotá ya no es Santafé... Aprendes que con los ojos cerrados se ve mejor la verdad.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Conversación en La Catedral-Mario Vargas Llosa (4/50)

De 1948 a 1956 Perú fue gobernado por la dictadura de Manuel Apolinario Odría. La novela está nutrida de la censura, los destierros, la corrupción, la impunidad y la perversión del poder presenciada durante el ochenio. Empezó a ser escrita en París, su proceso de construcción continuó en Lima, Washington, Londres y fue finalizada en Londres. 

"Ninguna otra novela me ha dado tanto trabajo; por eso, si tuviera que salvar del fuego una sola de las que he escrito, salvaría ésta"

Santiago Zavala es un periodista de La Crónica, durante un recorrido a la perrera para recuperar a su batuque se reencuentra con Ambrosio, el zambo que fue chófer de su papá. Se dirigen a un lugar llamado La Catedral desde donde la historia se extiende, se contrae y se envuelve para nunca revelear más historias de las que debe.

"Escucha, acércate, que no oiga nadie. Te voy a confesar un gran secreto. La poesía es lo más grande que hay, Zavalita"

Cayo Bermúdez, originario de , de caracter orgulloso y adicto al poder. Es un hombre cuyas sombras y pragmatismo siempre cuestionan al lector. Hijo de un usurero (el cuervo) y casado con la hija de la lechera, en una ocasión es llamado por su antiguo amigo y ahora alto miembro de un ministerio, es llevado a Lima y se le ofrece un puesto importante detrás del poder.

"-Ya sé, ya me lo has dicho- sonrió Paredes. El vicio es lo único que respetas de la gente."

Santiago Zavala lucha contra Perú, a pesar de su familia y sus raíces. En la Universidad San Marcos sueña con ser comunista y conoce a Aida, con quien leen y discuten. Se les une Jacobo, un hombre inteligente con tendencias izquiertas, también. Los tres pertenecen a una célula comunista que es descubierta por Bermúdez, quien entraría a la fuerza a las universidades y posteriormente sería nombrado ministro.

Fermín Zavala es un senador, de buenos modales y aliado al régimen. Una vez Espina es depuesto del poder, hace parte de la Coalición la cual busca eliminar el régimen. Santiago deja la casa y vive con su tío Clodomiro a raíz de la detención por sus nexos con el comunismo. Sus hermanos la Teté y el Chispas buscan reestablecer el vínculo constante pero quizás Santiago sabe que el veneno viene de raíz.

Amalia es quizás el personaje que más duele, que más humaniza y ve trasparentemente las caras del mundo. Inicialmente es la empleada de la familia Zavala, en donde tiene un romance oculto con Ambrosio, abandona la casa y vive un amorío con Trinidad, un hombre que se autodenomina revolucionario, el cual después de enfermarse se comporta de manera desconsiderada, vomita todo el tiempo y evade el trabajo. Trinidad muere a manos de los matones del régimen, uno de ellos con una característica particular, tiene erecciones cuando tortura a los opositores. 

A raíz del asesinato de La Musa (Hortensia), Santiago descubre que su papá tenía una relación homosexual con Ambrosio. Amalia, quien después de los Zavala sería su empleada doméstica, crea un fuerte lazo en el cual se delata una feminidad que sufre los maltratos, el abandono y el desprestigio. 

"Amalia lo veía, buen mozo, risueño, en su bata color vino tinto, los pies sobre el sofá, canturreando y lo odiaba: escupía en su desayuno, echaba pelos en su sopa, en sueños lo hacía triturar por trenes."

Amalia tiene una hija llamada Amalia Hortensia a la cual recuerda en sus últimos minutos de vida. Muere sin saber que Ambrosio ocultaba su relación, en parte por miedo a la reacción de don Fermín. Santiago nunca vuelve a casa, Cayo Bermúdez sigue negociando, Fermín muere sin ver de nuevo a su hijo, Amalia Hortensia termina en manos de una vecina y Ambrosio trabaja miserablemete en una perrera.

No puedo negar la enorme simpatía que desarrollé por Amalia y la profunda curiosidad que me despertó Cayo Bermúdez. Es una historia narrada en diferentes tiempos (gramaticales y cronológicos), desde diferentes voces e inclusive el narrador acude a oraciones vocativas. Es una novela cuya complejidad de estilo y fondo es innegable. La desazón, la injusticia, la intimidad enredada con los hechos históricos cuestionan a una Latinoamerica con historias de pobreza, autoritarismo y corrupción que aún están enquistadas en el centro de algunas de nuestras sociedades.


miércoles, 25 de diciembre de 2013

¿Qué busco?

Si no ahogarme, bucear, en un lugar donde lo profundo sea sinónimo de vida. Estoy ávido de cavernas silenciosas donde el burbujear subacuático me recuerde lo solo que se puede llegar a estar. Me hace falta un paraíso de corales, peces de colores y manglares por los cuales navegar. Que se desvanezca el papel y perdure la piel, porque todo lo real es más grande bajo el mar.

martes, 24 de diciembre de 2013

Los poetas son poetas porque saben mucho de lo humano y poco de victorias.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Alicia

La carcomía un gusano, eso sentía Alicia acurrucada contra la pared. Una pierna masculina chocaba con torpeza contra la suya y con timidez se retiraba rápidamente. Entre los mil dobleces de las sábanas se oían unos ronquidos y su insomnio la hacía una impedida a la hora de conciliarse con Morfeo.

Ella se deslizaba suave entre las sábanas y de nuevo pensaba en su pasado, en historias hipotéticas donde ella era heroína, un caballero o una mártir por la justicia social. Intentaba mirar la silueta a su derecha ¿pero cómo? Si era un cuartito sin ventanas al horizonte, sólo lo alimentaba la luz de un pasillo triste.

Los perros ladraban desesperados en el humedal que quedaba puertas afuera. La falta de sueño es una lupa que incrementa el tamaño de los detalles: el sonido de una puerta, el vibrar de un celular y la agitación de las puertas con el viento.

La mañana no fue mejor. Una barba con hombre se levantó y se dirigió al baño sin mirar atrás. Ni siquiera me saludó, le inquietaba a la que fuera de las mujeres más poderosas del sector bursátil de Bogotá. Ella se levantó y con nerviosismo intentó compartir la ducha con él; sin embargo, la puerta ya estaba cerrada. Se sonrojó, se quedó parada unos minutos y se devolvió a ese cuartito que parecía una caja de fósforos.

El hombre con olor a una disuelta imitación de Salvatore Ferragano la condujo al paradero del bus. Él no dijo nada durante el camino; conservaba su mirada aterrada y confundida. Las calles eran destapadas, el barrio estaba circundado por un humedal abandonado y miserable. Con aires de superioridad ella agitó la mano y dijo "hasta la próxima, barbudo" y se rió. A pesar de lo que había ocurrido, aún comía caviar con galletas, su piel era uniformemente blanca, su perfume con aroma a inalcanzables orquídeas inglesas y su manera de caminar elegante como la de un venado.

Una lágrima recorrió su mejilla y recordó que las mujeres inteligentes no se enamoran. Aplicó labial rojo escarlata sobre sus labios y los hizo sonar. Mientras se cambiaba frente al espejo de su apartamento, pensó en lo agudas que eran sus curvas. Cerró los ojos, encendió su computador, condujo su enorme auto hasta la Bolsa de Valores y recordó que las brujas sólo salen de noche.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Los Amigos de Ultramar


Más allá del mar está el oxígeno que contuvimos
Se oye lejano el susurro salino de amigos que dejamos de ver
En grandes barcas o en chalupas van felices y confundidos

Sin mapas se arremolinan las mariposas en los cabellos de los agotados
Se inquietan los intuitivos por el sonar de las ventanas o una visión nocturna
Los viajeros reposan sin tiempo sobre hierbas perennes 

Recuerdos pegajosos en los cascos de las naves
Todos somos turistas de un mundo postizo
Un gran crucero atraviesa las tragedias

Silencio parecido a callar
Confesionarios con rostros siniestros
Luces que persisten en el océano

Recorremos lo temido e irreconocible
Nos hemos adueñado de los senderos incógnitos 
Las siluetas han cobrado proporciones en dimensiones impronunciables

Se oye un lamento al otro lado ¿eres tú? ¿Soy yo?
Son quienes nos aman
Creen que nos hemos ido



NADIE PARTE TAN LEJOS COMO PARA NUNCA VOLVER


viernes, 6 de diciembre de 2013

Hombre Anacrónico

A lo mejor caíste del cielo o emergiste de las profundidades. Quizás los caminos entrecortados que tienen todas las mentes humanas siguen cursos... Insospechados en tu caso ¿cómo culpar a la humanidad por ser?

Existe la posibilidad de que seas soñado por alguien más ¿que cómo es? No me lo imagino, de seguro es más humano de lo que cualquiera podría creer. No sabemos si un segundo de sueño suyo sea un siglo nuestro o de pronto cuando se da media vuelta en la cama, en la tierra sufrimos un tifón. Uno nunca sabe, la naturaleza a veces es cruel y dota de poder a la casualidad.

Por tu mirada pensaría que te caíste de una pequeña y periférica iglesia europea en plena edad media y llegaste hasta aquí. Por eso eres agorafóbico, estás acostumbrado a las zonas rurales y con poblaciones reducidas. Sin embargo, me queda la duda acerca de tu gusto por las vanguardias ¿será nuestra época un apéndice de la edad media y tú un iluminado? Es probable que seas Da Vinci. 

La teoría de los extraterrestres me resulta extraña. Los bárbaros eran los extraterrestres de los romanos, los irlandeses de los vikingos y los latinoamericanos de los Estados Unidos. Es simplemente cuestión de definición; si existen, no los conocemos o no los entendemos y por eso anteponemos el prefijo "extra". Aunque si lo piensas dos veces, los seres de antenitas no llevan implícito el servilismo. De pronto sí eres un extraterrestre, eres demasiado digno como para servirle a cualquiera.

Si apelo a la manera en la que caminas, podrías tener origen en las Guerras Médicas. No estaría seguro si eres persa o heleno. Tu aversión por las definiciones de "virtud" y "temperancia", me siembra la duda ¿eres cínico o de la escuela de Sócrates? Qué más da, si a fin de cuentas desde hace veinte años que duermes profundamente en esa cama blanca ¿qué pensarás cuando despiertes? Seguro eres cruzado. Te sentirás igual que los europeos cuando (re)descubrieron el vasto y enigmático mundo del oriente.

Me resulta más fácil invocar a la lengua castellana, iniciaré por su gramática. De seguro eres un sujeto... Aunque sólo puedas ejercer los verbos intransitivos ¿sería muy grosero de mi parte catalogarte como objeto? Si lo piensas bien las enfermeras y médicos ejercen acciones sobre ti y no al contrario. Tu posición es de subyugación. No estoy seguro si eres una coma, parecen un tropezón y a veces ni las lees; un tropezón suavesito. Punto final no eres, estoy seguro: eso dice el doctor. Para tu familia, un par de puntos con mucho que decir. Seamos sinceros, tú eres puntos suspendidos, lo has sido desde que entraste en coma... 


sábado, 30 de noviembre de 2013

Destino


Desde pequeño los demás me parecían distintos o quizás el que no cuadraba era yo. Los niños que me rodeaban me resultaban extremadamente ingenuos: creían en el coco, pensaban que los había traído la cigüeña y consideraban que su buen comportamiento les garantizaría un gran regalo a final de año (para ser honesto, los consideraba bobos). Por algún motivo que desconozco, la vida me exigía desatar las preguntas que normalmente se haría un adolescente. 

Me gustaba ver cuando la luna se ponía amarilla, justo antes de ocultarse; observaba los detalles de las lámparas de cristal, mojé la cama hasta tercero de primaria y me comenzaron a gustar los hombres desde que tengo memoria; no toleraba las matemáticas, no sabía amarrarme los cordones, en clase de inglés solía copiarme y desarrollé una vergüenza inusual al mundo. 

Cuando crecí, los niños promedio vieron un mundo con las manos abiertas dándoles la bienvenida a la edad adulta, a algunos en bancos, a otros en filarmónicas, a otros en petroleras. Cuando me observo, opino que quizás el ingenuo he sido yo. Algo taciturno en mí aún vibra. A medida que camino las calles y analizo los sucesos de los últimos días, me pregunto una y otra vez por qué mi destino ha sido tan chueco, por qué me corresponde a mí experimentar tan amplio abanico de sensaciones y estados humanos, por qué no tengo la claridad de los demás adultos. Entonces entre charcos que reflejan el cielo me puedo ver a mí mismo... Alguien sin certezas, con preguntas, sin respuestas, en una búsqueda que no sé si conduzca a algo más que al autoexterminio.

Quizás simplemente no hay respuesta en este batallón de dudas... Llueve en Bogotá; es diciembre.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Piripkura-Mato Grosso

Indígena Pirpipkura

¿Qué ves en tus sueños, Piripkura?
El verde te ha rodeado y los extraños te contemplan,
Las estrellas se aglutinan entre murmullos de cigarras
Duerme una cosmogonía amenazada por la tala y la ganadería.

Las sombras te acechan
Suena un flash
...


imagen tomada de: http://assets.survivalinternational.org/pictures/549/piripkura_screen.jpg

lunes, 25 de noviembre de 2013

Sobre Futuros


El indigente caminaba sobre la arena. Entre los nubarrones que inundan la conciencia cuando se plaga la sangre de droga, se podía percibir un aleteo; se trataba de una gaviota que cruzaba frente al sol. Él se sorprendió cuando recordó su nombre: Benjamín. Sentía algo que lo carcomía, como si una herida se hubiera abierto pero tras 80 años de vida miserable, ya no dolían.

Recordaba al ritmo de las olas al hombre que lo violó a los 6 años, evocaba su camiseta de esqueleto y su bigote. Vislumbraba al padre intolerante que no le permitió ser escritor y describir héroes de papel que luchaban contra el viento. Vio la tumba de una persona que nunca conoció: su madre. Unas lágrimas nunca lloradas recorrieron sus mejillas cuando por su mente pasó la imagen de la única mujer que amó, estaba siendo asesinada por él en un ataque de ira.

Miró al cielo y colérico lanzó puñaladas al aire. Se rió a carcajadas. Las olas lo agitaban. Mientras se mecía con el agua, la brisa lo rosó y le susurró al oído: ha llegado la hora. Cerró sus ojos y recordó el jardín de las violetas, las canciones de cuna... Recordó mientras hacía el amor y celebraba su cuerpo. El agua se veía verde, por unos segundos fue más feliz que cualquier hombre que habitara el mismo planeta. Murió.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Estoy Perdido

No estoy en un laberinto de inmortales, no se trata de ciudades desérticas donde trogloditas susurran en griego antiguo o en latín alguna oración increíble. Estoy en el laberinto de mi vida, de mi karma, de mis días. Estoy en un laberinto que tiene calles, rostros y nombres; a veces se mezclan, inclusive dialogan entre sí como si en la confusión la vida fuera posible.

Amanezco agotado de deambular preámbulos e impaciencias, entonces me pregunto por el sentido de las cosas, por el pasado de otros, por las cosmogonías holísticas y crueles que desconozco. Sin embargo una pared que lleva mi nombre, muta en un espejo y me susurra lo que no quiero pronunciar. Estoy en un camino retorcido donde es imposible no estar desnudo y cuando un céntimo de certeza surge, la lluvia congela la epidermis y cruje mi tacto abandonado.

Disminuyo mi razón y me dopo en el sinsentido de lo que acontece. Evanezco entre miradas, cercenado por las corrientes de viento impulsadas por carros que van a ningún lado. Me desaparezco, soy un fantasma perdido que deambula en un enorme laberinto llamado universo. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

The Sorrows of Young Werther- Johann Wolfgang von Goethe (3/50)


"Yes, I am right. That's how it is. As all nature tends to toward autumn, it becomes autumn within me and around me"

"The Sorrows of Young Werther" was published in 1774 by Goethe. It had a great impact in European society. Actually, power started to emerge from youths who, in som cases, selected their clothes to suggest a reference to the book. The text was forbidden in some cities. Its impact extended so far that Napoleon always used to carry this book in his wars. Goethe tries to explain his reasons to write it, he needs to clarify suicide sometimes is related to poetry; however, literature is like a river that is borning everyday, following roads that neither authors may control.

The book is about the letters sent  by Werther to his close friend William. Werther is a young man in a small town called Walheim. He uses to read Homer and to talk about his feelings. In fact, everything is about his intense, passionate and deep feelings. His notion about life makes him want to follow an utopia where poetry may be alive (touchable). He is an admirer of peasants' life, their simple and humane way to be. 

He is in love with Charlotte whom he calls repeatedly Lotte. She is a warm woman in charge of her brothers and sisters afer her mother died. Her feelings oscilate as much as Werther's. In fact, she tries to preserve her image of maternal woman but in the end she realizes about mixed feelings towards her admirer. She has a relationship with a man called Albert with whom she marries.

Lotte's seduction power may be understood in the scene when she kisses a hungry bird and makes Werther do the same. It is a mixture of impossibility, hunger and desire. Werther knows about a man who killed someone because of love. He fears he might do the same. He is a really close friend of Albert and Lotte marriage but it hurts him. He is playing a game in which he is always the loser.

Finally, he decides to shoot a gun to put end to his sorrows not without giving us his story of love. It is a story about a romantic man who is following poetry but sometimes may not find it. May be Homer is too far.



martes, 12 de noviembre de 2013

El Aleph- Jorge Luis Borges (2/50)

Este libro fue publicado en 1949, consta de 17 cuentos y un epílogo. En palabras del mismo autor, esta obra está ligada al género fantástico.

Es inevitable vislumbrar un autor de la literatura, hacia la literatura y en la literatura. Su forma de escribir cita y construye a través de la enorme red de lo escrito. La relación con las letras y las palabras es íntima. Un ejemplo de lo anterior es la constante referencia al comportamiento de lo escrito en diferentes espacios o circunstancias: los sueños, el recuerdo y la imaginación.

Una de las temáticas transversales es el infinito, el universo y su relación con la palabra. Es constante la alusión a los laberintos, a su connotación moral y a la enigmática criatura con cabeza de toro. El tiempo no es lineal, a menudo cobra nuevas geometrías. Reina en la obra una exploración sobre la posibilidad de cambiar los pasados. Hay una enorme conexión con la teología y sus diferentes teorías.

El desierto resulta un laberinto que aún despierta pasiones en los occidentales. Lo lejano, Asia, la India, los califatos, las monedas y las ciudades antiguas, en paralelo a tiempos pendientes de rastrear construyen una prosa fascinante, enigmática y diciente, similar a un cortometraje. 

Quizás sea resultado de mi origen latinoamericano pero independientemente de la excesiva erudición, el gusto o disgusto por las temáticas, o si sencillamente entendí, sus textos me dejaron atrapado y aceleraron enormemente mi velocidad de lectura.

"...Es el símbolo de los números transfinitos, en los que todo no es mayor que alguna de las partes. Yo querría saber: ¿Eligió Carlos Argentino ese nombre, o lo leyó, aplicado a otro punto donde convergen todos los puntos, en alguno de los textos innumerables que el Aleph de su casa le reveló?..."

domingo, 10 de noviembre de 2013

Caballo de Troya

Mi estrategia consiste en convencer al universo de su victoria
Dejar a los dioses saborear su crueldad
A los inseguros, idolatrar.

Mi estratagema no es una escultura, 
No es un veredicto...
Mi plan es un veneno lento que vuelve susceptible lo divino.

Ya sé lo dueño que es Dios de su cielo
Si necesita mis rodillas, he de arrodillarme
Todos los pastores dirán que soy piadoso
Sin embargo dentro de mí, bulle una Troya contemporánea.

Arranco mis cabellos, en medio del desierto
Dejo caer mil ciénagas de mis conductos lagrimales
Me lamento sobre la vida
Vitupero cada cosa que me constituye
Y finalmente recuerdo que en el Elisium, en el cielo o donde quiera que yazca lo sagrado, una traición vendrá en forma de caballo
 Incendiaré a los dueños de la vida y rectificaré el derecho a elegir.

viernes, 8 de noviembre de 2013

The Aeneid-Virgil (1/50)

The Aeneid was written by Virgil in the I century B.C. It has a special link with Caesar Augustus. The book is set in the ruins of Troy. Aeneas should suffer the defeat because of Hellens. In front of a destroyed culture and city, the son of Venus (Aeneas) leaves home in order to find new beginings.

Gods and godesses have meaningful influence over people. In this case, Juno dislike Trojan people. She tries to impede the arrival of them to Italy. Aneas and his people arrive to Carthage governed by Dido. They fall deeply in love until Mercury tells Aeneas his destiny is far from that place and his mission bigger. Tragedy starts when the hero leaves in spite of Dido's efforts to save their relationship. Dido, a lonely woman decides to die and invokes gods to witness her sadness.

Juno is a strong force of opposition for Trojans. Actually, when they have settled in Sicily, the goddess convinces women to burn ships. Aeneas with a selected group leaves that place and travels to Cumae. There, he meets a prophetess who show them the road to the underworld. The hero may talk to his father and tries to have contact with Dido but she is really sad and rejects him.

The travelers go to Latium where the king is Latinus. He has been told that her daughter Lavinia should marry with Aeneas; however, Amata (the queen) wants she to marry with Turnus, a local prince and brother of Juturna. Juno provokes a war. Aeneas allies with Arcadian and Etruscan people by order of the god of River Tiber.

Aeneas wears an armor with Roman future designs. In spite of trying to spot war or reduce it to a fight between Aeneas and Turnus, it does never stop until Aeneas kills Turnus.

A classical Latin book that takes Greek mithology and links it to the Roman empire creating a new myth. It is interesting how positions change between Homer and Virgil. The second one gives to the Trojan people a revenge. However, the values related to the war and its changes may be seen in both writers.

"Just as it is in dreams
At the time of night when we are deepest asleep,
We seem to want to exert our utmost efforts
But cannot move and in the very midst
Of our greatest striving helplessly sink down,
Our tongues cleave, we cannot move a muscle
Though knowing our bodie's powers, we cannot
utter"

domingo, 27 de octubre de 2013

Mariposas en el Aire


Nadie nos dijo que nos cercenarían las alas y nos harían más pequeños que a la oruga. En los capullos se predisponía un universo diferente para cada uno. Envueltos en los sentidos y acechados por lo imperceptible: el futuro; nos dedicamos caminar y a deslizarnos por un árbol cuya corteza no era más suave.

Mordimos las hojas y luchamos. Embriones vespertinos que se rebelan ante una tarde fría. Miramos el mundo resplandecer como la única y primera palabra de un mudo. Escribimos sutilezas sobre el azahar de la naranja. Dedicamos tardes interminables a la profesión del olvido, abandonamos nuestro derecho a ver las hojas caer.

Algunas mariposas no nacieron, otras volaron libres con fuerza y las últimas fuimos cercenadas con un disparo de viento. Ahora no somos orugas ni mariposas... Sólo espectadores de los que vuelan y los que esperan.

jueves, 24 de octubre de 2013

Reencarnaré en mil cuarzos rutilados con el fuego de susurros imperceptibles. Seré la llave que abre puertas sin tallar... El cuento no leído, la bandera de una patria sin fronteras. He de nacer en el país de los sueños infinitos.

viernes, 18 de octubre de 2013

"¿A quién has engañado? Con cara mimosa ¿Quién te hará ahora sonreír?"

¿Sabrán ellos que yo también tengo miedo a morir? En esta ciudad de más de 7 millones ¿Sabrán los que caminan cabizbajos que por mi cuerpo también fluye sangre? No lo sé...

¿Sabrán los que amo que ya perdoné todo, todo, absolutamente todo? ¿Sabrán ellos que los amo? ¿Se sentirán amados?

En una ciudad de más 7 millones me siento tan pequeño y no sé si mis sentimientos son más que el rugido que se extiende sobre la multitud que alguna vez fue sabana.

¿Dónde me he quedado yo? ¿En qué rincón yace mi oceánide? Bogotá llueve intempestivamente en octubre y no tengo paraguas para evitar el frío. Los andinos caminan grises como cuervos sedientos de tierra, mientras tanto yo... En un rincón veo la tormenta.

"Polvo eres y en polvo te convertirás" dicen en las iglesias de barrio mientras un pálpito existencial carcome mis neuronas ¿sabrán ellos que también temo perder? ¿Sabrán ellos que lo tengo todo en cuatro paredes? ¿Serán felices quienes amo?

No lo sé... Por eso soy bogotano.


miércoles, 16 de octubre de 2013

Murmuran las palomas por los destinos de los hombres disparados. Como cristales caminan en una ciudad que aún no tiene nombre. Las olas susurran destinos sin fin, vidas sin objetivo y túneles que nos atrapan hasta el medio día. Se sabe de antemano que tu vida y la mía son de excesos de velocidad que moriremos atropellados por un tifón de recuerdos empapados.

domingo, 13 de octubre de 2013

Dicen que uno debe trazarse metas; leí en un blog alguien que deseaba leerse 50 libros. De modo que ahora enumeraré las reseñas hasta 50, ni más, ni menos. Sólo para saber que esto comenzó hoy... Que esta noche de octubre significó algo para un proceso grande y largo. De paciencia y dedicación.

sábado, 12 de octubre de 2013

Adiós

Dejaba caer Gabriel su última hoja, su color era rojo intenso y reposaría sobre un suelo fértil y verde. Los retoños de roble se asomaban con la fuerza de la vida, parecía que la muerte no existía. La gente pisaba algunos que nunca llegarían a ser árboles y otros subsistían. Llovía y otros perecían pero algunos soportaban los embates de estar aquí.

El viento soplaba igual que ayer, igual que hace una semana... Igual que hace un mes. Las olas se agitaban y el lago reflejaba el cielo. Nadie lo notaba, salvo el espíritu agonizante: había una hoja en el suelo. A pesar de los esfuerzos de Gabriel, ya no había espacio para refugiar nidos. Sus ramas se secaban y caían. Ni siquiera los roedores hacían vivienda en su interior. Nunca el parque había estado tan verde, nunca el árbol tan árido.

No siempre fue así, hubo épocas de esplendor. ¿Quién podría creer que las pasiones amorosas más poderosas se pretendieron inmortalizar en esa de corteza ahora vieja de aromas orientales? Gabriel fue testigo de más de 70 años de amores, desengaños, patos que vivían y morían sin dejar rastro en la geometría del agua; al fin y al cabo experiencias llenas de pasión que se borraban en ciclos inertes, en el subir y bajar del agua, en el día y la noche, en la ciudad y el parque. Sucedían los años a otros años y él perdía sus hojas. Éstas nuevamente crecían y el mundo continuaba. Muchos árboles fueron talados, recuerda, pero el hombre con rasgos indígenas ante el esplendor del espécimen no tuvo otra opción más que dejarlo vivir.

Ahora cae la hoja, se despide de su progenitor. Ya se seca el suelo y germina el bosque en medio de la humanidad. Muere en silencio, un árbol más. Nada pasa y nada cambia, salvo que Gabriel ya no es parte del paisaje. Salvo que Gabriel ya no estará aquí.

lunes, 7 de octubre de 2013

Delirio-Laura Restrepo

Imagen: http://mariomendozacaballero.files.wordpress.com/2010/05/sandy.jpg

Aguilar, un escéptico literario tras cuatro días de viaje a Ibagué encuentra a Agustina en un estado de locura difícil de definir. Las acciones de su esposa, llenas de simbolismo y encaminadas a desenmascarar pasados no escuchados, lo motivan a encontrar la causa de su estado mental. A medida que las acciones aparentemente caóticas de Agustina se desencadenan, la historia se remonta  a un abuelito alemán, a una madre autonegada, a un hermano rechazado y a una sociedad con fronteras casi inquebrantables.

La narración se lleva a cabo a través de 4 planos: la búsqueda de respuestas de Aguilar, la vida de los abuelos maternos la delirante, la niñez y vida familiar de Agustina, y un diálogo con un examante. Por medio de la interacción inicialmente aislada de las distintas historias se logra crear una red que impulsa al lector a llegar a busca o suponer respuestas. A pesar de ocurrir en diferentes épocas y escenarios, las diferentes historias confabulan para contar una sola... La biografía del delirio. 

A través de esta entrega, Laura logra atrapar a su público en una Bogotá tan profunda que duele. Las clases sociales y la tradición en la que la sociedad andina se desenvuelve quedan expuestas. El narcotráfico y el machismo, resultan temas que buscan un papel en un texto cuya fuerza principal podría decirse es la búsqueda de explicaciones.


jueves, 3 de octubre de 2013

Eutanasia


“No estoy preparado para despedirme”, le decía Gabriel con voz temblorosa. El cielo estaba arremolinado, oscuro y con pequeños claros desde los cuales el sol pasaba. Mientras miraba por la ventana, un recuerdo salpicó desde su memoria aturdida por el olor a desinfectante. Dormían los cinco hermanos en una de las dos camas de la habitación, en la otra, sobre el rostro del padre se reflejaba la luz azul de una mañana fría de octubre. “Se parece a la virgen”, se decía insistentemente Gabriel durante las noches de su infancia ¿y cómo no pensar en santos? Se trata de papá Felipe, el hombre que recogió una paloma enferma y blanca en su primera comunión, el que se dedicó a sus prematuros 16 años a cuidar a los ancianos de su natal Chía, el mismo que por amor a Rafael, el menor de sus hijos, se despidió de uno de sus riñones en uno de los hospitales miserables donde se esconden las sombras de la vida y los traficantes de órganos.

“Nunca voy a entender por qué no se los bajan de una en vez de ponerse con maricaditas”, le dijo Ernesto a Gabriel desde su silla de cuero sintético, en los rincones de un pasaje comercial olvidado por la mayoría de los bogotanos. Sin pensarlo dos veces, con un rugido que le rasgaba las vísceras y dotado de una mirada fuerte, algo inusual en esos ojos de ensueño heredados de su madre, Gabriel le respondió “mire hijueputa ¿le estoy pagando menos de lo que debería?”. Ernesto se rió, “no se ponga tigre ¿no ve que alguien se puede dar cuenta?”. En una maletica y con sellos de seguridad e higiene, improvisados por una mafia con ínfulas de sofisticación, había una jeringa y un líquido. Las instrucciones eran precisas, ni un milímetro más, ni un milímetro menos para el paciente. “Suerte en su vuelta”, gritó el expendedor mientras Gabriel se marchaba y se sentía como el más miserable de los mortales. Los ojos azules y soñadores, tornaron su dirección al verde neón del oriente que atardecía y pensaba cómo había llegado a este rincón oscuro de la vida.  

“Debes ser fuerte, se me acabaron los hilos y ya no sé qué coser”, fueron las últimas palabras de Lina. Una vez cerrados los ojos, un silencio lleno de tensión heroica invadió la habitación. Los pequeños detalles se volvieron sórdidos y el viejo Felipe se dedicó a mirar la carpetica que hace dos semanas había hecho su esposa en el balcón. La enfermedad la fue matando de a poquito pero la costumbre de sentarse frente a las azucenas, a pesar de los dolores y el mundo mismo, no cambió. Felipe intentó refugiarse en las cartas de póker, en los Angelus y los rosarios a todas las vírgenes de algún pueblo del país. Los días eran grises y las venitas del cerebro se le cerraban con fuerza cada vez que lloraba. Cristo crucificado sólo callaba y los sacerdotes desde su púlpito hablaban sobre temas que le parecían cada vez más superficiales. Ahora toda su pena, todo su mundo era el recuerdo de Lina que es lo mismo que su ausencia.

“Quiero descansar”, dijo Felipe en un tono de resignación católica a su hijo medio de izquierdas, medio creyente. Un miedo violeta le cortó los intestinos, el genio y la compostura a Gabriel, quien se enfadó al escuchar el disparate que su padre le proponía. Lo vio marchitarse día tras día y la mirada ausente que antes era una súplica se convirtió en un lamento ahogado, imperativo; se trataba de un grito delirante y odioso cargado de un silencio que mataba.

“Te quiero, Gabriel, te amo. Se me agotan los horizontes y el mundo se me va pero te amo. Diles a todos que me los llevo clavados en el alma al lugar donde habitan los que no se escuchan”. Así fueron los últimos segundos del hombre con cara de virgen. Una presencia indescriptible que mezclaba la calma y la culpa aleteaba en la habitación. El que algún día fue el niño de ojos de océano, le cerró los ojos a su papá y salió por la puerta de la cafetería del hospital. Mientras conducía a exceso de velocidad, al interior de su carro empezó a llover. Era un aguacero incesante el que humedecía sus ojos, como no se vio nunca en la ciudad. Lloraba los abrazos, gimoteaba el día su grado y el abrazo paternal, humedecía sus recuerdos de infancia con lágrimas grises: cuando aprendió a montar bicicleta, cuando aprendió a nadar… Las comidas de los sábados y la iglesia los domingos. “¿A dónde irá a parar todo eso?”, vencido por la desazón se preguntaba. Frenó en un mirador y olvidó que era un hombre colombiano y acomplejado. Se entregó a un llanto exagerado en el mirador de la calera desde donde Bogotá parece un mar de vidrio. Los punticos de luz en movimiento y las geometrías lineales de los edificios, rodeados de árboles aún vivos atestiguaban indiferentes el dolor del treintañero destrozado. “No estaba preparado para despedirme”, se decía una y mil veces hasta que el alma se le secó. Se dedicó a dormir día tras día un sueño acompañado de una tragedia llamada amor.

-ICVG-

viernes, 20 de septiembre de 2013

 
Entre mirar y no mirar
Próximo a los remolinos de viento
Desde el frío que me capturaba
Del oriente iluminado
Para el atardecer que no se agota
En el agua que me ahogaba
Por los sueños no soñados
Entre cielos y no cielos
Entre cantos y no cantos
Desde lo que soy, hacia lo que dejé de ser.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Manofactura


製造

La primera vez que Ernesto descubrió los puntos brillantes, sintió una mezcla entre el rechazo y el miedo. Se refugió entre las camas de heno y miró a Federico. Pasaron las horas; se dedicaron a armar piezas de computador como era la costumbre. 

La segunda noche volvió a asomar su rostro entre los huecos y vio cúmulos de vapor desplazarse. Sintió miedo y exitación. Despertó a Federico y le contó. Atemorizado, su amigo le dijo que no volviera a hacer eso, amenazaba la vida de todos.

Cada tanto, el hoyo se volvía oscuro y dejaba pasar figuras nunca vistas: puntos brillantes, cúmulos de vapor, siluetas veloces y círculos luminosos. El infante soportó la tentación, decidió colar su diminuto cuerpo por ese hueco y descubrir lo que se ocultaba fuera de su mundo. La emoción indujo a que se orinara. 

A media que bajaba su mirada, notó que su mundo era cuadrado y reposaba sobre algo más grande que se mecía al ritmo de un líquido que parecía venir del infinito. Un hombre con una varilla de metal larga apuntó al corazón de Ernesto y dio fin a su vida. Los humores se agitaron en el contenedor y los esclavos del siglo XXI se levantaron contra los verdugos. La turba botaba a los secuestradores por la orilla y el capitán fue asesinado brutalmente en el cuarto de máquinas.

Finalizada la violencia, un silencio recorrió la superficie del barco. El cuerpo del niño que yacía sobre el contenedor con destino a Norteamérica, brillaba con la luna. Los operarios de multinacional comprendieron la similitud entre mirar los astros y hacer una revolución.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Cielo

Alguna vez soñé que estaba en un lugar parecido a una notaría. Estaba muy tenso. Hacía una fila, cuando llegó mi turno la mujer me sonrió y me dijo: "se ha ganado el concurso para ir al cielo". Puso un sello rojo que decía aprobado. Era un niño de 10 años y pensaba que mis pecados eran terribles. Con el pasar de los años, creo menos en los pecados y los cometo más a menudo.

jueves, 12 de septiembre de 2013

El Juicio de Sócrates

¿Atenas es algo que puedes tocar o saborear? ¿Es algo que puedes señalar? ¿La ciudad se acaba en las murallas? Mientras tanto tú vas a juicio por amor a algo que no sabes muy bien qué es. Te pregunto ¿cuál es la deuda tan grande que le debes pagar a un lugar que desconoces? Sin embargo, sostienes que la polis es como tu madre ¿cómo se le llama a un hombre que desconoce a su madre? Se le denomina huérfano... Y por eso estás solo, porque Atenas no existe.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Chapinero

Eran las 6:00PM, ella limpiaba la grasa en las paredes. Una cortina se movía al ritmo de la brisa taciturna de la tarde tibia. A lo lejos había nubes de todos los colores, el firmamento le recordaba los vitrales de la iglesia de principios del siglo XX, con la virgen estacada sobre un fondo celeste. Las nubes verde neón devoraban el rosado del este y al fondo, el azul intenso, el color taciturno. 

Se asomó a la ventana y miró los reflejos que caían sobre los cristales de sus vecinos. Los pájaros encerrados en jaulas, cantaban desesperados en las cocinas de mujeres solas. Había niños que jugaban en el patio frente a su cocina, uno de ellos le gritaba al otro: "Daniel, Daniel, ya nos tenemos que ir". Los ojos semicentenarios de la mujer del nororiente bogotano se llenaron de humedad. Preparó café y mientras veía el atardecer susurró: "Daniel, Daniel". 

Camino por la sala, suspiró. Se acercó a una habitación desocupada hace años y miró con atención la foto del joven que alguna vez cuidó. Tomó un enorme oso, el cual llenó infancias de otro y se dedicó a dormir mientras repetía:"Daniel, Daniel".

sábado, 7 de septiembre de 2013

Sobre Otros Lugares

En otros lugares está la felicidad, detrás de esas montañas se esconde el infinito. Migran los cóndores al final del mundo dónde se oculta el sol, dónde las sirenas sin trabajo se esconden. Una choza le susurra al viento con las tablas rotas lo difícil que es estar tan cerca al desbarrancadero medieval.

Los niños dan vueltas, como si fueran un sifón del mundo que los rodea. Los adultos caminan en círculos, como los leones desesperado. Cómo extraño los días en los que tener en sueño no era sinónimo de ser sentenciado a la realidad; por lo menos, era factible cultivarlo sin morir en el intento

La aridez es extrañamente hermosa. Uno camina y camina entre dunas, de repente encuentra una flor que se mueve al ritmo del viento. Uno sabe que se va a morir de sed... Pero la flor incólcume  lucha contra el viento, contra la sequedad... Cree en la lluvia, como los miserables en el amor.

"Mais qui est-ce qui m'a dit que toujours tu m'aimais
Je ne me souviens plus c'estait tard dans la nuit
J'entends encore la voix mais je ne vous plus les traits
Il vous aime c'est secret lui dit pas que je vous l'ai dit
To vois quelqu'un m'a dit..."

Siempre amaré la letra de esa canción...



jueves, 5 de septiembre de 2013

Conversaciones con el Pino

Sólo déjame llorar un poco, sé que he de parar antes de secarme. Ningún árbol es bobo, menos si tiene dos piernas... Patas, o como les quieras llamar. No preguntes qué pasa, sólo escucha el silbido de la mirla y déjame vituperar los días azules. Tal vez exista el paraíso y tal vez esté en algún lado pero estamos lejos. 

¿Por qué callar la melancolía? ¿Debería pensar como los griegos clásicos que llorar es una actividad preferiblemente femenina? ¿Debería renunciar a la libertad que nos da el drama? ¿Me corresponde olvidar que nos fueron dados ojos para ver y comprender el mundo? No sólo tienen una función orgánica. Miramos los paisajes y brillan; se abren como ventanas de altas latitudes en la época de primavera. Ensordece su expresión si la vida se llena de puntillas ¿por qué habría de negármelos? ¿Por qué habría de negarme?

No ocultaré señor árbol que asimilar todo esto ha sido un reto, que a diario pienso en los motivos y me latigo hasta que el alma me quede hecha un rompecabezas. Lo peor es que no sé a quién culpar ¿para eso está Dios, verdad? Para eso...

martes, 3 de septiembre de 2013

Acerca de los Amaneceres


...

Que prepare la noche un arsenal de astros para que no entristezca tu mirada; para que no se diluya tu sonrisa en el polvo de las metrópolis oxidadas. Sabe el sol que tú has sufrido, la luna ha escuchado tu llanto y la hierba conoce tus silencios apaciguados por la vergüenza.  

A pesar de todo, no sucumbas en la batalla contra lo humano. Declaro que no morirás en los archivos de oficina, declaro resucitarás de entre los ejecutivos y los homúnculos  de mirada polvorienta. En tu cabello reside la vida, lo sabe Dios, lo sabe la Aurora...

martes, 27 de agosto de 2013

sábado, 24 de agosto de 2013

Soñar

I

He soñado a pesar del mundo,
Enlodado de derrota,
Destruido en el diluvio
E iluminado por la sed.

II

He soñado a pesar de las heridas,
Con la sed ponzoñosa de una vida que no fue; 
Marcado de humanidad,
He creído sin dudar

III

He soñado en la ciudad
Mezclado con los que follan resplandores,
Ciegos amantes de la luz taciturna,
Cuando la séptima vaticina otro suspiro.

IV

He soñado a 120 km/h
Bajo el agua de mis ojos
En la lluvia que nos ve...

V

He soñado una vez más que cabalgo las estrellas...
Bajo sábanas me espero...
Bajo sábanas no estoy.

jueves, 22 de agosto de 2013

Sobre Esqueletos de Ciudad

Caminaba sin fin. Los pasillos se alargaban y recordé aquella época en la que te fuiste. En esos días intentaba encontrar tus huellas energéticas regadas por la ciudad; trataba de imitarte, seguir tus pasos, tu voz, cambiar mis tendencias, eliminar cualquier rastro de mí para experimentar tu pasado. Tenía doce años, se me dificultaba ir a ese lugar de la ciudad. 

El destino con sus bromas me obligó a recorrer aquél esqueleto de ciudad. Es un centro comercial con columnas similares a espejos, fantasmas ambulantes, pasillos enormes donde se conjugan las artesanías con los almacenes internacionales. Toqué con cariño los volantes de las maquinitas y sospeché que sobre esas baldosas habías dibujado tus primeros acercamientos al amor.

Salí a respirar smog. Atravesé un puente ubicado al lado de una cloaca. Una reunión de cuervos se llevaba a cabo. Sentí lástima por las palomas que debían campear las aguas verdes con olor a ácido sulfhídrico. Sólo había una buena noticia: el mar todavía no se ha secado.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Murmullos


Caspar David Friedrich - Monje al borde del mar

A los que pregunten por mí, diles que viste a un hombre arrastrar una ballena en la playa

Al ritmo de las olas, cuéntales que me fui a arrullar las conchas en el mar. 

Desengáñalos,  relata el sonido del aire y la espuma del agua... 

Detalla el reflejo de la luna y no hables cuándo te pregunten si estaba feliz.



Calla mi sed y mis angustias; se las llevó el mar.

De mí sólo ha quedado la silueta que dibuja la arena. 

Si preguntan por mí, haz dibujos en el aire y órbitas en el océano. 

Para mirarme, tú, sólo tú... Puedes susurrar mi nombre.  

domingo, 11 de agosto de 2013

Voy a Dormir- Alfonsina Storni


La Noche Estrellada- Vincent Van Gogh

Dientes de flores, cofia de rocío, 
manos de hierbas, tú, nodriza fina, 
tenme prestas las sábanas terrosas 
y el edredón de musgos escardados. 

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame. 
Ponme una lámpara a la cabecera; 
una constelación; la que te guste; 
todas son buenas; bájala un poquito. 


Déjame sola: oyes romper los brotes... 
te acuna un pie celeste desde arriba 
y un pájaro te traza unos compases 

para que olvides... Gracias. Ah, un encargo: 
si él llama nuevamente por teléfono 
le dices que no insista, que he salido... 


Imagen tomada de  http://elcosmopolita.files.wordpress.com/2008/10/starry_night_over_the_rhone.jpg

martes, 6 de agosto de 2013

Sócrates se equivocó


Imagen tomada de: http://alcibiades-enamorado.blogspot.com/2010/05/5.html

Llorar para sentirse mortal. 
Gimotear las llanuras y las mañanas víctimas de la rutina. 
Sollozar el aire que circunda, 
temblar con nerviosismo la tutela de las estrellas.

Gemir los manglares y el alma de las yegüas. 
Lamentarse en las estatuas y santuarios. 
Escurrirse a quejas por el pavimento y besar los monstruos de la niñez.

Desembocar el Magdalena, 
desecar el Orinoco y desbordar el Amazonas. 
Inundar el Vaupés y soñar melancólicos atardeceres en el verdor sureño.

Sublimar las penas y redecorar el infierno.
 Sócrates se equivocaba, a veces el arte de los ojos es llorar... Llorarlo todo, inclusive la ciudad. 

lunes, 29 de julio de 2013

Lo Íntimo

Lo Íntimo


Ángelus-Millet

I

Sed de círculos de aire,

Las estrellas sollozan en su titilar

Se siente el sabor ansioso en la saliva;

El miedo es una bestia sin refugio.

II

El creyente de rodillas mira la pared

Un dios se oculta indiferente en el vacío

Sus soliloquios sagrados son el combustible de la tragedia.

III

¿Dónde están las brújulas?

Un estruendo de barcos que naufragan despierta a los desgraciados

En la pena todo es tórrido


Y los ángeles habitan los silencios.

jueves, 25 de julio de 2013

Rituales de Hombres

Imagen tomada de: http://corbatasoriginales.webs.com/nudos.htm

“No se nace mujer, se llega a serlo”                                                                                                                                         Florence Thomas

Desde los 12 años renuncié a ser el hombre que mi sociedad esperaba que fuera. Había descubierto que el mundo femenino tenía bastante por enseñar y disfrutar. Esto era una traición a mi clan. Nací en Colombia y me crié como colombiano. En algunos segmentos de la sociedad, la diferencia entre los hombres y las mujeres resulta ser tan clara que cualquier intento por cruzar la línea, implica un castigo social.   

Las comunidades a menudo tienen tiempos y rituales para consagrar y resaltar el género de un individuo. Algunas culturas encierran a la mujer durante días una vez arriba la menarquia. Otros grupos humanos, despojan a los hombres de su prepucio; lo consideran un rastro de feminidad, en algunos casos motivo de burla.

Cuando tenía 16 años me citaron a mí y a mis compañeros de clase a una junta militar. Si hay algún lugar donde puede refugiarse la masculinidad y expresarse libremente, al punto de alcanzar sus límites, es el ejército; corrijo, los ejércitos. La cita era en el Coliseo El Salitre, debíamos ir con vestidos de paño. Algo dentro de mí se rehusaba a encarnar con orgullo los ángulos cuadrados de ese empaque sedoso en el que me encontraba encarcelado. Nos vistieron para desnudarnos. Aproximadamente 30 estudiantes esperábamos absortos en la pared. Una mujer que parecía odiar su profesión palpaba nuestros testículos. Llegó mi turno y me sentí humillado.

En la junta militar los soldados gritaban, llamaban por apellido y hacían sarcasmos sobre el estrato social al que pertenecíamos los asistentes; decían que por nuestros vestidos debíamos ser muy educados. El trámite para mi libreta militar duró 4 años. Siempre que llegaba a las juntas de reclusos, los hombres calvos me recordaban lo duros, ásperos y crueles que podían ser. Se ufanaban de tener poder, poquito, al fin y al cabo poder.

Debido a que en el trabajo los hombres son hombres y las mujeres son mujeres, he tenido que desplazarme de mi mundo andrógino al mundo simbólico. Tengo aspecto masculino y debo comportarme como tal, aceptar los ritos, los lugares y los elementos masculinos. Debo usar vestidos, perfumes con aromas árticos y lenguajes marciales. Después de todo, soy un hombre.

El rito final de iniciación en occidente ocurre en el cuello. Una larga tela se desplaza desde el origen de las palabras y reposa con confianza sobre el torso; la denominamos corbata. Es variada en colores pero rígida en forma. Su geometría combina dos elementos una soga y un pene. Algún simbolista quizás afirmaría que somos esclavos de nuestros genitales.

Resignado, me dirigí a una tienda a aceptar lo que la sociedad y su pasado tenían para mí. Un hombre se empeñó en tomar las medidas de mi cuerpo y yo acepté. Incómodo, aprendí con Marco a hacer el nudo de una corbata y finalicé mi ciclo de iniciación. Finalmente, el hombre de los vestidos me dijo que las corbatas eran delicadas, algo insólito en el mundo de los hombres. Me recomendó manipularla con cuidado puesto que tenía alma. Si el alma de la corbata se llegase a rasgar, ésta se volvería deforme. Aprendí algo muy importante del arquetipo masculino; puede ser estricto, difícil, áspero e insensible pero tiene un alma extremadamente frágil. En medio de las apariencias, de la cárcel que significa ser un “macho” colombiano, comprendí que somos delicados… Que nos deben desenrollar con cuidado.

miércoles, 24 de julio de 2013

Resurrección

Rubén Verdu.Moonshine. 2010. 297 Phalaenopsis y batería de luces negras. 100 x 300 x 40 cm.

En una ocasión para el cumpleaños de mi mamá decidí comprar una orquídea. La fiebre por esta especie es ampliamente conocida, especialmente en el mundo europeo, cuyos habitantes atravesaban el océano y cortaban los árboles ecuatorianos y colombianos, con el fin de llevarla con vida a sus cortes. No soy susceptible a las pasiones humanas y después de verla con sus flores en apogeo, decidí adoptarla (sin cometer el pecado de la deforestación).

Pronto las flores se marchitaron y la Phalaenopsis se arraigó a la vida a través de sus hojas ¿qué es una planta sin flores? Los que acostumbraban a halagar su imponencia ahora la veían como un cúmulo de hojas gruesas. Perseverantemente yo la regaba y la exponía a la luz. Una persona de la casa decidió bañarla con abundante agua y exponerla al sol tropical del mediodía. Unas horas después, veía el fruto de mi esfuerzo marchitarse en tonos amarillos, cafés y negros.

Si la ignoraban por su aspecto sin flores, ahora le rechazaban; había sido destinada a una casta inferior. Su dueña sugirió botarla. Yo me rehusé. Lo primero que hice fue lamentarme en la red y como buenos samaritanos, otros se lamentaron por mí. Con las esperanzas perdidas, tomé la decisión de cambiar su sustrato. Recorrí uno de los parques más grandes de la ciudad recogiendo pequeñas ramitas de pino. Saqué las raíces, mejor dicho, el rastro de la planta. Cambié el sustrato y como religoso extremista, regaba aquello que no tenía ninguna esperanza.

Unos meses después, nacieron hojas de la nada. La planta no se rendía y tal como si descendiera de una sucesión de diosas inmortales, se negaba a morir. Hoy compite con sus hermanas, llenas de fertilizantes y luz artificial. Ella en el corazón guarda un testimonio de resurrección a punta de agua y retazos de pino. Después de todo, no se necesita ser cristiano para vencer a la muerte.


martes, 23 de julio de 2013

Darwin

La vida en su sucesión diaria depende de la extinción y el nacimiento de nuevas especies. El primer grupo representa el sacrificio por la vida y su continuidad. El milagro de la muerte, dirían algunos ¿a cuál de los grupos pertenezco? 

sábado, 20 de julio de 2013

20 de Julio de 2013

Me levanté y el mundo ya no era el de hace 15 años. Desaparecieron las estrellas trasparentes, los hombres y las mujeres olvidaron el hilo dorado que llevaba a su origen. Ya no ríen frente a lo obvio, prefieren lo extraordinario. No caminan por parques y senderos libres de nombre; están acostumbrados a la rutina taciturna de un viernes impersonal.

Me levanté y mi ciudad no era "la gris". Se despedazaba en un siglo que no supo darle la bienvenida. Inmóvil, en medio de la guerra no cambió su alma; conservó el odio y la soledad. 

Me levanté y yo ya no era un niño. El mundo estaba plagado de ejecutivos y en reemplazo de los venados, había buses y smog en el corazón.

viernes, 19 de julio de 2013

domingo, 14 de julio de 2013

The Sun Always Shines On TV


Somos jóvenes y el mundo es una posibilidad. Mañana será un hecho

¿Nos recordaremos?

¿Cómo vestirás cuando seas un adulto?

¿Vagamente encontrarás en el laberinto de la mente al niño de ojos cafés?

¿Sonreirás cuando me veas dentro de unos años?

¿Sonreiré?


Mientras yo intento atar cabos en los lugares más desolados de esta fría ciudad. A medida que te recuerdo en taxis y calles con iluminado halógeno, tú debes estar frente al mar. Quizás contemplas el origen del hombre...

Yo busco tu origen en las ruinas de una metrópolis que tuvo la fortuna de verte nacer.


martes, 9 de julio de 2013

Mushishi


Me gusta cómo dicen sin decir, la forma en que las figuras encarnan la atmósfera: el sapo, el sonido de los pasos y el agua. Me gusta la silueta del pez.

viernes, 5 de julio de 2013

Te amo

Te amo hasta el sitio donde duelen los huesos, te amo desde el atardecer que se oculta y muere en la gloria. Te amo en silencio, te amo en público, te amo mientras sufro, río y suspiro. Te amo con las mejillas rojas, con el cabello despeinado, sin bañarme y bañado. Te amo de día y de noche, te amo cuando lo sé y  cuando lo ignoro.

Te amo porque no puedo vivir sin amarte. Te amo porque el amor es mi esencia. Te amo porque necesito significar los espacios vacíos. Te amo porque no tengo otra opción, es el destino inexorable de un alma que sólo sabe amarte.

-ICVG-

miércoles, 3 de julio de 2013

3 de julio de 2013


Estamos en la urbe llena de aire
Si me buscas yazco bajo un árbol
Pienso en los campos de trigo de la Hispania Romana

En el parque de los espectadores espero
Bajo el cielo se mueven las palmeras al ritmo del universo

Si me buscas te digo que habito en esta ciudad de viento que nos hizo rápidos
Sólo queríamos tiempo para susurrar te amo
Y tiempo es lo que me hace falta...
Es lo que no quiero tener

-ICVG-


domingo, 30 de junio de 2013

Profesión y Destino

El destino me llevó a estudiar la profesión que en unos días termino. Intenté abrir otras puertas sin embargo de manera súbita se cerraron. No fue fácil, en algunas mañanas para levantarme yo mismo tenía que animarme. En muchas ocasiones me sentí solo... Pero luché, porque esa es mi naturaleza.

Ahora, cuando todo ha acabado, cuando mis ansias se están cumpliendo... no sé qué sentir. Observo el campo profesional y carreras como la ingeniería industrial, la ingeniería de sistemas, el derecho y la medicina tienen mucha más aceptación en mi nación.

Cuando elegí mi profesión, lo último que tenía en mi mente era la riqueza. Sería feliz con una vida sencilla, llena de gratificaciones personales. Hoy con unos añitos más, descubro que mi sacrificio parece no rendir fruto. Debí ser más inteligente e irme por una carrera más rentable.

En fin... Yo y mis lamentaciones ¿qué puedo decir? Seguiré luchando, esa es mi naturaleza y mi condena; no sé cuándo saltar del barco.

viernes, 28 de junio de 2013

Greta Garbo



Un buen día la escandinava escapó de las pantallas para descubrir detrás de qué sillón se ocultaba su alma

miércoles, 26 de junio de 2013

martes, 25 de junio de 2013

No lo soñé, el cielo desde nos despedíamos, lo recuerdo bien, era azul turquesa. Se movía como si fuese el océano y arremedaba la paz del espacio exterior.

No lo imaginé, el solano que atestiguó nuestras palabras muertas, susurraba leve y profundo un clamor con color a ultramar.

No lo sospeché, ni siquiera lo imaginé... Ahí estaba... el cielo que nos vio nacer hizo su última invocación.

Tú y yo, a la orilla de la noche navegamos entre estrellas para alcanzar el más allá.


ICVG

lunes, 24 de junio de 2013

Revisaba como si fueran anotaciones las pruebas de mi vida. Nunca me fue fácil portar la carne y actuar como un individuo normal.
 El mundo y sus tribulaciones, el cielo siempre en éxtasis¿sería la vida muy difícil o yo era un niño muy frágil?
 Mientras trotaba por un instante pensé ¿y si no soy de aquí? Si vengo de otro lugar y por eso las posibilidades del humano contemporáneo me parecen insuficientes. 
Entonces comprendí que la vida me es difícil porque estoy hecho de viento y los huesos me pesan. Las nubes, las estrellas, la luna y los astros; de allá vengo... Allá voy.

sábado, 22 de junio de 2013

Mujer

Fotografía: Shirin Neshat

No hay mujer que haya nacido sin el privilegio de cambiar el mundo.

jueves, 20 de junio de 2013

Luna Llena


Tan frágil, a veces soy tan frágil...

Musitas la palabra inaudible, el susurro turbulento.
El viento en tus labios es un túnel.
Carpe Diem